Funghi porcini secos

Los funghi porcini, frescos y secos

Los funghi porcini, en España “boletus” u “hongos blancos”, son la variedad de hongo más conocida y apreciada entre los boletus, se reconoce fácilmente por su característica forma, con su pie largo y su sombrero carnoso y circular.

La parte inferior, o “pie”, es generalmente de color blanco o amarillento en los hongos jóvenes. El pie del porcino es robusto y se hace más grueso hacia la base. Su carne es blanca y no cambia de color al cortarla.

Existen muchas variedades de funghi porcini, como el “porcino nero”, de color negro en el sombrero, el “porcino elegante”, de color amarillo con un sombrero amplio.

Los funghi porcini en la cocina

A la hora de utilizar los funghi porcini en la cocina los podemos encontrar de varias formas; los podemos comprar frescos, de forma que su sabor es más suave y su textura más delicada, mientras que, si queremos conservarlos por más tiempo, podemos comprarlos secos, con un sabor más marcado y un método de preparación algo diferente.

A continuación os hablo de ambas variedades, y de cómo prepararlos para cocinarlos de la mejor manera.

Funghi porcini

Funghi porcini frescos

El principal problema de los funghi porcini frescos está en la limpieza, el consejo que os puedo dar es; no lavarlos. Si los lavamos, absorberán el agua y la soltarán al cocerlos. En lugar de ello, seguimos los siguientes pasos para dejarlos perfectos.

  • Con un cuchillo fino y afilado, eliminamos las partes estropeadas del hongo
  • Después, con la ayuda de un pequeño cepillo muy suave, eliminamos los excesos de tierra de entre las hebras y los rincones.
  • Para finalizar, los limpiamos con un paño de algodón ligeramente húmedo, eliminando manchas de la superficie.
  • Una vez limpios, si la receta lo requiere, separamos el sombrero del pie. Lo hacemos con un cuchillo, cortando por la unión de ambos.

Si no queremos cocinarlos inmediatamente, la conservación es sencilla, los envolvemos en un paño con los pies boca arriba y los metemos en un lugar fresco y seco.

Hay que tener en cuenta que la parte más sabrosa es el sombrero, por lo que si no necesitamos demasiada cantidad de boletus para nuestra receta, os recomiendo utilizar sólo esta parte y dejar el pie, que tiene menos sabor y es más duro.

Los funghi porcini frescos son ideales para comer crudos en ensaladas o como carpaccio, cortándolos muy finos y añadiendo una gotita de aceite. También se pueden rebozar y freír, los famosos “funghi porcini fritti” o saltear para servir como contorno.

Funghi porcini secos

Funghi porcini secos

El tiempo en el que los funghi porcini se deterioran es muy rápido, por lo que la mejor forma de conservarlos es deshidratándolos, la cual nos permite conservar todas las características del hongo, su sabor y su aroma hasta un año después de su empaquetamiento. Para una conservación óptima, tenemos que guardarlos en un lugar fresco y seco, lejos de cualquier fuente de calor.

Para poder cocinar el porcino seco es necesario, antes de nada, rehidratarlo, para ello, sólo tenemos que seguir los siguientes pasos:

  • Poner agua caliente en un recipiente y meter los funghi porcini que queramos utilizar. Nunca rehidratarlos si no los vamos a utilizar de inmediato
  • Dejar en el agua hasta que se hayan ablandado, sobre 25 minutos
  • Una vez rehidratados, los escurrimos y preparamos a nuestro gusto

El porcino seco es ideal para tener siempre en casa y poder echar mano de él cuando se necesite, sin necesidad de tener programada una receta. Se pueden conservar también en el frigorífico, y como decía antes, si se guarda en condiciones, pueden aguantar hasta un año desde su fecha de envasado.

Si tenéis alguna otra duda sobre los funghi porcini, sólo tenéis que preguntar, mientras, os dejo una receta ideal para ellos, el risotto con setas.

Buon appetito!

Comentarios (2)

  • Susana

    Que pasa. Si. Uso funghi porcini secos, guardados en frasco despues de dos años
    Son toxicos ?

    • Velvet and Pasta

      Hola Susana, te contesto en español por si te resulta más sencillo, si no, te lo explico también en italiano 🙂

      Para saber si los funghi están en buen estado, guíate por el olor, si es ácido, quiere decir que están en mal estado. En teoría son un producto imperecedero, siempre que se conserven en el lugar adecuado. Los funghi porcini son sensibles a las temperaturas del verano y a la luz, por lo que si los has guardado en un lugar inapropiado, te diría que no los utilices, eso sí, no se convierten en tóxicos, sólo pasan a estar en mal estado.

      Por si lo necesitas de nuevo, un buen lugar para conservarlos es en el frigo, en una bolsa de plástico hermética ya que el frío mantiene sin alterar las características de los funghi porcini secos durante años.

      Espero haberte ayudado, Susana, si necesitas más cositas, sólo tienes que preguntarme 😀

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

- Shopping List
x

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR